Entradas

CIRCULAR INFORMATIVA 30/2019

Fiscal y Laboral

PLAZOS DE CONSERVACIÓN DE DOCUMENTACIÓN

A continuación pasamos a comentarles cuales son los distintos plazos legalmente previstos de conservación de documentación, tanto para Empresarios y Profesionales como para Sociedades.

SEGÚN NORMATIVA FISCAL (Arts. 66 a 70 LGT)

La normativa fiscal establece un plazo de prescripción de 4 años. El plazo de prescripción empieza a contar a partir del día siguiente en el que finaliza el plazo de presentación voluntario del Impuesto sobre Sociedades, es decir, que el Impuesto sobre Sociedades del año 2016 que se presentó el 25/07/2017, empezaríamos a contar desde el día 26/07/2017, y por tanto, hasta el 26/07/2021 no habrá prescrito.

Las Facturas de Elementos de Inmovilizado, deben conservarse durante todos los ejercicios en los que los elementos estén de alta en la empresa y los 5 años siguientes.

Cualquier otro documento de transcendencia fiscal, como por ejemplo, un contrato de arrendamiento que tenga una duración de 5 años, habrá que añadir 5 años más a la fecha de terminación del mismo.

Supuesto de Bases Imponibles Negativas de las Sociedades. En el caso que la sociedad tenga Bases Imponibles Negativas pendientes de compensar, deberá conservar toda la documentación acreditativa de ese año, durante al menos 10 años, plazo del que dispondrá Hacienda para comprobar la procedencia de dichas partidas compensables.

Pasados esos 10 años, únicamente tendremos obligación de conservar la Contabilidad (no las facturas), el Impuesto sobre Sociedades y las Cuentas Anuales de los años que tengan las Bases Imponibles Negativas.

SEGÚN LA NORMATIVA CONTABLE (Art. 30 del Código de Comercio)

La documentación contable de un ejercicio debe conservarse durante el plazo de 6 años desde la fecha del último asiento realizado en libros. Esto quiere decir, que la documentación del año 2011 deberá conservarse hasta el 31 de diciembre de 2017.

SEGÚN LA NORMATIVA LABORAL (Art. 21 de la Ley de Infracciones y Sanciones de Orden Social)

Toda la documentación en materia de afiliación, altas, bajas o variaciones, los documentos de cotización y los recibos justificativos del pago de salarios, así como toda la documentación de carácter contractual, deberá conservarse durante un plazo de 4 años desde el fin de la relación laboral con el trabajador.

Si estos plazos de prescripción se viesen interrumpidos por cualquier tipo de actuación de la Administración Tributaria o de la Tesorería General de la Seguridad Social, estaríamos obligados a contar de cero desde el momento de la interrupción.

Muchos de los documentos comentados en esta circular se encuentran relacionados entre las distintas materias de Fiscalidad, Contabilidad y Laboral, por lo que nuestra recomendación es conservar la documentación durante un periodo mínimo de 6 años. En el caso de Sociedades, aquellas que tengan Bases Imponibles Negativas, deberán conservar la documentación durante un periodo mínimo de 10 años.

Atentamente,

María Antonia Juarez, S.L.
Asesoría Fiscal, Contable y Laboral.

CIRCULAR INFORMATIVA 32/2018

 

Fiscal y Laboral

 

 

PLAZOS DE CONSERVACIÓN DE DOCUMENTACIÓN

 

 

A continuación pasamos a comentarles cuales son los distintos plazos legalmente previstos de conservación de documentación, tanto para Empresarios y Profesionales como para Sociedades.

 

 

SEGÚN NORMATIVA FISCAL (Arts. 66 a 70 LGT)

 

La normativa fiscal establece un plazo de prescripción de 4 años. El plazo de prescripción empieza a contar a partir del día siguiente en el que finaliza el plazo de presentación voluntario del Impuesto sobre Sociedades, es decir, que el Impuesto sobre Sociedades del año 2016 que se presentó el 25/07/2017, empezaríamos a contar desde el día 26/07/2017, y por tanto, hasta el 26/07/2021 no habrá prescrito.

 

Las Facturas de Elementos de Inmovilizado, deben conservarse durante todos los ejercicios en los que los elementos estén de alta en la empresa y los 5 años siguientes.

 

Cualquier otro documento de transcendencia fiscal, como por ejemplo, un contrato de arrendamiento que tenga una duración de 5 años, habrá que añadir 5 años más a la fecha de terminación del mismo.

 

Supuesto de Bases Imponibles Negativas de las Sociedades. En el caso que la sociedad tenga Bases Imponibles Negativas pendientes de compensar, deberá conservar toda la documentación acreditativa de ese año, durante al menos 10 años, plazo del que dispondrá Hacienda para comprobar la procedencia de dichas partidas compensables.

Pasados esos 10 años, únicamente tendremos obligación de conservar la Contabilidad (no las facturas), el Impuesto sobre Sociedades y las Cuentas Anuales de los años que tengan las Bases Imponibles Negativas.

 

 

 

SEGÚN LA NORMATIVA CONTABLE (Art. 30 del Código de Comercio)

 

La documentación contable de un ejercicio debe conservarse durante el plazo de 6 años desde la fecha del último asiento realizado en libros. Esto quiere decir, que la documentación del año 2011 deberá conservarse hasta el 31 de diciembre de 2017.

 

 

 

SEGÚN LA NORMATIVA LABORAL (Art. 21 de la Ley de Infracciones y Sanciones de Orden Social)

 

Toda la documentación en materia de afiliación, altas, bajas o variaciones, los documentos de cotización y los recibos justificativos del pago de salarios, así como toda la documentación de carácter contractual, deberá conservarse durante un plazo de 4 años desde el fin de la relación laboral con el trabajador.

 

Si estos plazos de prescripción se viesen interrumpidos por cualquier tipo de actuación de la Administración Tributaria o de la Tesorería General de la Seguridad Social, estaríamos obligados a contar de cero desde el momento de la interrupción.

 

Muchos de los documentos comentados en esta circular se encuentran relacionados entre las distintas materias de Fiscalidad, Contabilidad y Laboral, por lo que nuestra recomendación es conservar la documentación durante un periodo mínimo de 6 años. En el caso de Sociedades, aquellas que tengan Bases Imponibles Negativas, deberán conservar la documentación durante un periodo mínimo de 10 años.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

Atentamente.

 

María Antonia Juárez Mulero

Economista – Auditora

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

CIRCULAR INFORMATIVA 35/2017

 

Fiscal y Laboral

 

PLAZOS DE CONSERVACIÓN DE DOCUMENTACIÓN

 

 

A continuación pasamos a comentarles cuales son los distintos plazos legalmente previstos de conservación de documentación, tanto para Empresarios y Profesionales como para Sociedades.

 

 

 

SEGÚN NORMATIVA FISCAL (Arts. 66 a 70 LGT)

 

La normativa fiscal establece un plazo de prescripción de 4 años. El plazo de prescripción empieza a contar a partir del día siguiente en el que finaliza el plazo de presentación voluntario del Impuesto sobre Sociedades, es decir, que el Impuesto sobre Sociedades del año 2016 que se presentó el 25/07/2017, empezaríamos a contar desde el día 26/07/2017, y por tanto, hasta el 26/07/2021 no habrá prescrito.

 

Las Facturas de Elementos de Inmovilizado, deben conservarse durante todos los ejercicios en los que los elementos estén de alta en la empresa y los 5 años siguientes.

 

Cualquier otro documento de transcendencia fiscal, como por ejemplo, un contrato de arrendamiento que tenga una duración de 5 años, habrá que añadir 5 años más a la fecha de terminación del mismo.

 

Supuesto de Bases Imponibles Negativas de las Sociedades. En el caso que la sociedad tenga Bases Imponibles Negativas pendientes de compensar, deberá conservar toda la documentación acreditativa de ese año, durante al menos 10 años, plazo del que dispondrá Hacienda para comprobar la procedencia de dichas partidas compensables.

Pasados esos 10 años, únicamente tendremos obligación de conservar la Contabilidad (no las facturas), el Impuesto sobre Sociedades y las Cuentas Anuales de los años que tengan las Bases Imponibles Negativas.

 

 

 

SEGÚN LA NORMATIVA CONTABLE (Art. 30 del Código de Comercio)

 

La documentación contable de un ejercicio debe conservarse durante el plazo de 6 años desde la fecha del último asiento realizado en libros. Esto quiere decir, que la documentación del año 2011 deberá conservarse hasta el 31 de diciembre de 2017.

 

 

 

SEGÚN LA NORMATIVA LABORAL (Art. 21 de la Ley de Infracciones y Sanciones de Orden Social)

 

Toda la documentación en materia de afiliación, altas, bajas o variaciones, los documentos de cotización y los recibos justificativos del pago de salarios, así como toda la documentación de carácter contractual, deberá conservarse durante un plazo de 4 años desde el fin de la relación laboral con el trabajador.

 

 

 

Si estos plazos de prescripción se viesen interrumpidos por cualquier tipo de actuación de la Administración Tributaria o de la Tesorería General de la Seguridad Social, estaríamos obligados a contar de cero desde el momento de la interrupción.

 

Muchos de los documentos comentados en esta circular se encuentran relacionados entre las distintas materias de Fiscalidad, Contabilidad y Laboral, por lo que nuestra recomendación es conservar la documentación durante un periodo mínimo de 6 años. En el caso de Sociedades, aquellas que tengan Bases Imponibles Negativas, deberán conservar la documentación durante un periodo mínimo de 10 años.

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Atentamente.

Federico García-Compañ Juárez
Asesor – Abogado Tributario

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

CIRCULAR INFORMATIVA 29/2016

 

Fiscal

 

PLAZOS DE CONSERVACIÓN DE DOCUMENTACIÓN

 

A continuación pasamos a comentarles cuales son los distintos plazos legalmente previstos de conservación de documentación, tanto para Empresarios y Profesionales como para Sociedades.

 

SEGÚN NORMATIVA FISCAL (Arts. 66 a 70 LGT)

La normativa fiscal establece un plazo de prescripción de 4 años. El plazo de prescripción empieza a contar a partir del día siguiente en el que finaliza el plazo de presentación voluntario del Impuesto sobre Sociedades, es decir, que el Impuesto sobre Sociedades del año 2015 que se presentó el 25/07/2016, empezaríamos a contar desde el día 26/07/2016, y por tanto, hasta el 26/07/2020 no habrá prescrito.

Las Facturas de Elementos de Inmovilizado, deben conservarse durante todos los ejercicios en los que los elementos estén de alta en la empresa y los 5 años siguientes.

Cualquier otro documento de transcendencia fiscal, como por ejemplo, un contrato de arrendamiento que tenga una duración de 5 años, habrá que añadir 5 años más a la fecha de terminación del mismo.

Supuesto de Bases Imponibles Negativas de las Sociedades. En el caso que la sociedad tenga Bases Imponibles Negativas pendientes de compensar, deberá conservar toda la documentación acreditativa de ese año, durante al menos 10 años, plazo del que dispondrá Hacienda para comprobar la procedencia de dichas partidas compensables.

Pasados esos 10 años, únicamente tendremos obligación de conservar la Contabilidad (no las facturas), el Impuesto sobre Sociedades y las Cuentas Anuales de los años que tengan las Bases Imponibles Negativas.

 
 

SEGÚN LA NORMATIVA CONTABLE (Art. 30 del Código de Comercio)

La documentación contable de un ejercicio debe conservarse durante el plazo de 6 años desde la fecha del último asiento realizado en libros. Esto quiere decir, que la documentación del año 2010 deberá conservarse hasta el 31 de diciembre de 2016.

 
 

SEGÚN LA NORMATIVA LABORAL (Art. 21 de la Ley de Infracciones y Sanciones de Orden Social)

Toda la documentación en materia de afiliación, altas, bajas o variaciones, los documentos de cotización y los recibos justificativos del pago de salarios, así como toda la documentación de carácter contractual, deberá conservarse durante un plazo de 4 años desde el fin de la relación laboral con el trabajador.

 
 
 

Si estos plazos de prescripción se viesen interrumpidos por cualquier tipo de actuación de la Administración Tributaria o de la Tesorería General de la Seguridad Social, estaríamos obligados a contar de cero desde el momento de la interrupción.

Muchos de los documentos comentados en esta circular se encuentran relacionados entre las distintas materias de Fiscalidad, Contabilidad y Laboral, por lo que nuestra recomendación es conservar la documentación durante un periodo mínimo de 6 años. En el caso de Sociedades, aquellas que tengan Bases Imponibles Negativas, deberán conservar la documentación durante un periodo mínimo de 10 años.

 
 
 
 
 
 
 

Atentamente.

 

Federico García-Compañ Juárez
Asesor – Abogado Tributario

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

CIRCULAR INFORMATIVA 28/2016

 

Fiscal

 

CONVIENE RECORDAR ANTES DE FINALIZAR EL AÑO

 

Según la Ley 27/2014 del Impuesto Sobre Sociedades, a partir del ejercicio 2015:

 

Los gastos por atenciones a Clientes o Proveedores se limitan al 1% del Importe Neto de la Cifra de Negocio del periodo impositivo.

 
 
 

CUENTA CORRIENTE CON SOCIOS

Las deudas o créditos a favor, que las sociedades mantienen con sus socios, deben ir siendo canceladas con cantidades transferidas por Banco de forma regular, para poder demostrar que existe una exigencia de pago por parte del socio a la sociedad o de la sociedad al socio, ya que a partir del año 2015, si han transcurrido más de 5 años desde la fecha de inicio de la deuda y ésta no ha disminuido o incluso aumentado, Hacienda puede considerar que existe un ingreso o una disminución extraordinaria y podría incrementar la Base Imponible del ejercicio.

 

CUENTA CON PROVEEDORES

Esta misma situación se produce con los saldos acreedores de las cuentas de proveedores de la sociedad.

 
 
 
 
 
 
 

Atentamente.

 

María Antonia Juárez Mulero
Economista – Auditora

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

CIRCULAR INFORMATIVA 27/2016

 

Fiscal

 

NUEVAS MEDIDAS DE ÁMBITO TRIBUTARIO PARA EL AÑO 2017

 

El pasado 3 de diciembre de 2016 se publicó en el Boletín Oficial del Estado, el RD Ley 3/2016, por el que se adoptan medidas de ámbito tributario entre las que destacamos:

 

Aplazamientos y Fraccionamientos.

No podrán ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento las siguientes deudas tributarias:

  • Deudas respecto de las retenciones e ingresos a cuenta.
  • Deudas resultantes de la ejecución de resoluciones firmes, total o parcialmente desestimatorias, suspendidas previamente durante los recursos o reclamaciones.
  • Deudas por los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades.
  • Deudas derivadas de tributos repercutidos, como el IVA, excepto que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente pagadas.

 

Limitación a la compensación de Bases Imponibles Negativas en el Impuesto sobre Sociedades.

Con efectos 01/01/2016, se limita la compensación de bases imponibles negativas de ejercicios anteriores para grandes empresas en los siguientes porcentajes:

  • Empresas con importe neto de la cifra de negocios superior a 60 millones, el 25 por 100.
  • Empresas con importe neto de la cifra de negocios entre 20 y 60 millones, el 50 por 100.

Adicionalmente, se establece un nuevo límite para la aplicación de deducciones por doble imposición que se cifra en el 50 por 100 de la cuota íntegra, para empresas con importe neto de la cifra de negocios superior a 20 millones de euros, aplicándose esta medida en el año 2016.

 

Impuesto sobre productos intermedios, alcohol y bebidas derivadas.

Se incrementa en un 5% la fiscalidad que grava el consumo de los productos intermedios y del alcohol y de las bebidas derivadas tanto en la península como en las Islas Canarias. No se modifican los tipos impositivos de la cerveza y del vino.

 

Medidas de lucha contra el fraude y modernización del IVA.

Se informa de un próximo proyecto de Ley que incluirá medidas de lucha contra el fraude y modernización del IVA mediante la puesta en marcha de un Sistema de Suministro Inmediato de Información (SII) que afectará obligatoriamente a los contribuyentes inscritos en el Registro de Devolución Mensual y a las grandes empresas (facturación de más de 6 millones de euros) que deberán remitir a la AEAT los detalles de facturación por vía electrónica. Este sistema se prevé que entre vigor el 1 de julio de 2017.

 
 

Todas estas medidas, entrarán en vigor el próximo 1 de Enero de 2017.

 
 
 
 
 
 
 

Atentamente.

 

María Antonia Juárez Mulero
Economista – Auditora